2-Nosotras-Decidimos

Se conmemora el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres

en el que se debate sobre la aplicación diaria del aborto no punible en caso de violación, y la influencia que la Iglesia ejerce sobre la legislación.

En la conmemoración del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres,

con el objetivo de poner en foco los problemas que afectan a la salud sexual y reproductiva de las mujeres y niñas en todo el mundo, se abrió un diálogo con Paola Bergallo, doctora en derecho por la Universidad de Stanford, profesora e investigadora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Palermo y referente en temas de género y derechos reproductivos.

Destacó que el aborto inseguro se cobra muchas vidas en el país. Y consideró que, aunque los actores y las actrices políticos/as no tengan hoy en agenda abrir ese debate, terminará ocurriendo por la presión social.

manifestacion pro aborto

La especialista propuso para una correcta justicia reproductiva, una agenda que replantease ideas tradicionales sobre la reproducción, porque las ve como una cuestión de derechos en la que se hace hincapié en la no intervención en las decisiones de las personas en este ámbito, pero en la que también son centrales los deberes de garantizar el acceso a esos derechos.

¿Necesitas una cita? Llamanos al Teléfono: 55 5564 1580 Lada sin costo:    01800 8495 214

Es decir, apunta a mostrar que los derechos reproductivos conjugan deberes de no interferencia, de libertad y autonomía, pero también de acceso y oferta de servicios, lo que incluye no sólo la cobertura sino la existencia de proveedores de prestaciones en el sistema de salud público y privado.

Sostiene que debatir el aborto sirve para tomarse en serio los derechos de la mujer ya que según las estadísticas del país, la interrupción del embarazo se cobraba y se sigue cobrando muchas vidas, además de que también hay complicaciones postaborto que siguen llegando a los hospitales, haciendo que este tema sea alarmante si se quiere reducir al máximo la mortalidad en mujeres por esta causa.

En definitiva, si las mujeres por multitud de motivos quieren ejercer el derecho a interrumpir un embarazo no deseado y no pueden acceder a las formas legales, acudirán por inducción a las ilegales e inseguras, siendo éstas más peligrosas para su salud.

De modo que en la medida en que el aborto es un fenómeno extendido que afecta a las mujeres, no hablar de ello es una forma de vulnerar derechos.

Lo cierto es que el aborto volvió a ser la primera causa de muertes maternas en la Argentina.

La interrupción del embarazo tenía un peso importante en las muertes maternas en el país, a pesar de que supuestamente el año pasado parecía haberse reducido. Pero la realidad es que sigue siendo la primera causa. Esto es alarmante ya que se trata de una estadística muy alta dentro de un país con ingresos medios, con un considerable gasto en salud y que además presume de ser buen proveedor de derechos humanos.

En cuanto al cumplimiento en la práctica del derecho al aborto no punible en casos de violación tras el fallo de la Corte Suprema de 2012, la doctora opinó que a pesar de los avances, persisten obstáculos fuertes que hacen incoherente su aplicación, a pesar de lo que se avanzó en el discurso judicial y con el fallo FAL de la Corte Suprema.

La Corte Suprema habla de un fallo de 40 páginas

muy claro y contundente, en el que sostiene que el aborto por violación es un derecho, y con una exhortación expresa a regular y garantizar la provisión de servicios.

Sin embargo, hay un núcleo de voluntad política a nivel federal que falta, y el silencio tiene un costo político. Esto significa que el hecho de que el Ministerio de Salud de la Nación y la Presidencia no muestren determinación en cumplir con las exhortaciones que hizo la corte, tiene su peso ya que entonces no se aplican como deben y por tanto no se garantiza de hecho el acceso al aborto no punible ante un embarazo producto de violación.

La implementación del fallo es hoy muy fragmentada y dispar, con provincias que regularon y trataron de avanzar, con otras que regularon y el tema se judicializó, como pasa en Córdoba, y otras que directamente no regularon. Pero de cualquier modo, hay avances interesantes que no deben desconocerse, ya que si bien no se accede al aborto no punible en todo el país, ahora hay lugares donde sí se puede.

Por último, Paola Bergallo, quiso reafirmar su perspectiva con respecto a la relación Estado-Iglesia y la influencia que ésta ejerce sobre las leyes que regulan la interrupción legal del embarazo.

Es importante la relación que hoy existe entre el Gobierno y el Vaticano, ya que eso reconfigura este debate porque al haber un Papa argentino en ese lugar, el Vaticano es un actor político más poderoso de lo que ya era.

Pero lo que debe suceder es la verdadera separación entre el Estado y la Iglesia, por lo tanto, el sector católico debe limitar sus creencias a sus conductas individuales, pero éstas no deben ser proyectadas a la legislación en una sociedad pluralista y diversa, en la que la Constitución establece un Estado Aconfesional.

Clínicas ILE Mujer México - Todos los Derechos Reservados © 2015

Cédula Profesional.7932877. - Licencia Sanitaria COFEPRIS 15-AM-09-015-0005 - Aviso Legal