Embarazo infantil forzado

El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM) afirmó en la ciudad de Asunción que el embarazo infantil forzoso, término que hace referencia a la acción de obligar a una niña menor de 14 años a dar a luz, es un crimen contra la humanidad.

CLADEM presentó ayer un informe llamado “Niñas madres. Embarazo y maternidad infantil forzada en América Latina y el Caribe”, informe que recopila datos sobre embarazos en menores de 14 años en 14 países de la región.

El término “embarazo infantil forzoso” es definido como aquella situación en la que una niña de 14 años o menos que está embarazada sin haberlo buscado o deseado es obligada a tener el bebé por la negación u obstaculización de la interrupción del embarazo.

El embarazo de una niña de estas características, en muchos de los casos suele ser fruto de una violación o de una relación sexual en la que, aunque haya sido consensuada, la niña carecía de acceso a métodos anticonceptivos o educación sexual suficiente. El comité CLADEM afirma en el texto que el forzar un embarazo de estas características en una niña menor de 14 años tiene que ser considerado como un crimen contra la humanidad, además de ser etiquetado como tortura y trato inhumano y cruel.

Embarazo infantil forzoso

El hecho de forzar a una niña a tener un bebé, además de suponer un peligro y un gran riesgo para la salud ante la falta de maduración sexual y reproductiva, supone una violación de los derechos humanos de la niña al no dejarle decidir realizar la interrupción del embarazo y tomar decisiones con respecto a su salud reproductiva y sexual. Se está atentando contra los derechos sexuales de las niñas, al mismo tiempo que se daña su salud física y psicológica y tiene consecuencias muy negativas en su desarrollo social y educativo.

El embarazo infantil forzoso considerado crimen de guerra

A pesar de que el embarazo infantil forzoso está considerado crimen de guerra ante conflictos bélicos, no es así en tiempos de paz. La legislación internacional dice que el crimen del embarazo forzado se produce cuando “hay confinamiento de la mujer a la que se ha dejado embarazada por la fuerza”.

La representante de CLADEM, María Elena Verdún, comenta que este confinamiento de las niñas en instituciones de salud tanto públicas como privadas y donde pierden el contacto con su familia, es algo común en los Estados latinoamericanos cuando tienen que atender estos casos.

Por ejemplo, existe un caso muy conocido llamado “el caso Mainumby”, que se trata de una niña paraguaya que quedó embarazada con 10 años a causa de la violación a la que se vio sometida por parte de su padrastro. Cuando se conoció su estado de gestación, la niña fue internada en un hogar perteneciente a la Cruz Roja Paraguaya y se le privó el contacto con sus familiares y amigos.

¿Necesitas una cita? Llamanos al Teléfono: 55 5564 1580 Lada sin costo:   01800 8495 214

Lo sorprendente es que sólo se considere como crimen si es de guerra. ¿Cómo se puede esperar que una niña sin apoyo y a la que se le priva el contacto con sus seres queridos pueda defenderse por sí sola? Lo que se hace en estos casos constituye una forma de maltrato cruel y denigrante, ya no sólo por privar a una chica de su derecho a decidir y a tener una adecuada salud sexual y reproductiva, sino también por el daño psicológico que se le ejerce y el gran sufrimiento al que deben verse sometidas durante todo el proceso.

Es difícil de creer que aún sigan realizándose estas prácticas tan crueles y que van en contra de los derechos humanos de la mujer.

Clínicas ILE Mujer México - Todos los Derechos Reservados © 2015

Cédula Profesional.7932877. - Licencia Sanitaria COFEPRIS 15-AM-09-015-0005 - Aviso Legal